Más de 250 organizaciones de la sociedad civil firman esta carta abierta en la que piden a los gobiernos que aumenten la inversión a nivel mundial en el uso de la bicicleta con el fin de alcanzar los objetivos climáticos de forma rápida y eficaz.

La Real Federación Española de Ciclismo se ha sumado a la carta que ha publicado la Federación Europea de Ciclistas (ECF), junto a una coalición mundial de organizaciones favorables al uso de la bicicleta, en la que se insta a los gobiernos a reducir las emisiones invirtiendo en el uso de la bicicleta. La firma de esta carta por parte de la RFEC se encuadra en su decidida apuesta por dar respuesta a las nuevas demandas de la sociedad en cuanto a movilidad sostenible y promoción de la práctica deportiva y de un modo de vida saludable.

Desde su publicación se han adherido más de 250 organizaciones de la sociedad civil, entre ellas la Unión Ciclista Internacional, la Federación Francesa de Ciclismo, la Federación Portuguesa de Ciclismo o Greenpeace. La carta pide a los gobiernos presentes en la COP26 que se comprometan a aumentar significativamente el número de personas que van en bicicleta en sus países para alcanzar los objetivos climáticos de forma rápida y eficaz.

En la actualidad, el transporte es responsable del 24% de las emisiones directas de CO₂ procedentes de la combustión de carburantes, en su gran mayoría procedentes de los automóviles, y estas cifras no disminuyen. Con el rápido aumento de la temperatura global, la humanidad no puede permitirse esperar décadas a que los coches que utilizan combustibles fósiles sean eliminados por completo y sustituidos por vehículos eléctricos. Para reducir rápidamente las emisiones del transporte a gran escala, los gobiernos deben invertir en el uso de la bicicleta como medio de transporte.

La ECF y sus aliados creen que el uso de la bicicleta representa una de las mayores esperanzas de la humanidad para avanzar hacia un futuro sin emisiones de carbono. El uso de la bicicleta produce cero emisiones, tiene un impacto social positivo de gran alcance y se basa en una tecnología que ya está ampliamente disponible hoy en día.

Los más de 250 firmantes de la carta abierta piden a los gobiernos y a los ministros de transporte que asisten a la COP26 que se comprometan a aumentar significativamente los niveles de uso de la bicicleta en sus países y que se comprometan colectivamente a alcanzar un objetivo global de mayores niveles de uso de la bicicleta.