La empresa española Galfer, líder en el desarrollo y producción de sistemas de frenado de alto rendimiento para motocicletas y bicicletas, celebra este año 2022 el 70 aniversario de su fundación. 

Galfer es una empresa que, por su historia, liderazgo y apuesta por la innovación, representa un referente en el sector, contribuyendo a que la experiencia de frenada sea cada vez más segura en los vehículos de dos ruedas y con un alto rendimiento, tanto para un piloto campeón del mundo como para un aficionado. 

Una marca que ha crecido con el tiempo, no solo gracias a su visión futurista y de innovación tecnológica en su sector, sino también gracias a los profundos valores éticos y profesionales, que le han permitido a lo largo de setenta años, convertirse en la marca que es hoy a nivel mundial. 

Hablemos de la historia de Galfer
En noviembre de 1952 Maffio Milesi (padre de Umberto, actual director general) decidió abrir una nave industrial en Barcelona, dedicada a la fabricación de los forros de frenos flexibles que había inventado años atrás en Italia, para suministrar a su principal cliente: el grupo FIAT que inauguró la planta SEAT en España. De ahí nació Galfer, que fabricó las pastillas de freno de disco para el SEAT 124 en los años ‘50 y ‘60. En el sector de las dos ruedas, la actividad se centró a la producción para primer equipo de mordazas de freno y discos de embrague para Mototrans (Ducati) y Motovespa, entre otros. 

Década 1960: durante los primeros años de actividad la marca continuó suministrando productos para la automoción e inició su actividad en el suministro de las motos de la marca Sanglas. También desarrolló forros de freno de altas prestaciones (Cobalt, HP6) y las primeras pastillas de freno de disco para el Seat 124.

Década 1970: Galfer se convirtió en pionera en eliminar el amianto de sus productos utilizando unas mezclas de fibras arámidas para su sustitución. La segunda generación Milesi tomó las riendas de la compañía volcándose más en el sector de las dos ruedas. 

Década 1980: se fabricaron las primeras pastillas para sistema de frenos de disco en motocicletas para la marca Mototrans-Ducati. Se creó un catálogo de pastillas de freno para motos con 45 referencias y 2 compuestos distintos (oro y plata). Galfer fue pionera en distinguir los compuestos de las pastillas por el color de sus soportes, una práctica que utilizan la mayoría de las marcas de frenos del mundo actualmente.  

Galfer participó en eventos y se involucró en la competición como en las 24h de Montjuic, los Criteriums AGV, los Super-Prestigio, las Copas de Promoción y campeonatos de España. Durante la década de los ‘80 la colaboración con JJCobas fue clave para ambas partes, pues se desarrolló el primer sistema de frenos disco-pastillas en una moto de Trial con el piloto Toni Gorgot. La intensa colaboración culminó con el primer título mundial para Galfer logrado por Alex Crivillé en 1989 en la categoría 125cc.

– Década 1990: en 1992 se fundó GalferUSA en EE.UU.para la distribución de los productos de freno en el continente americano. También se inició con la producción de discos de freno en acero inoxidable. En 1998 Galfer colaboró en el desarrollo los primeros discos y pastillas de freno para bicicletas de montaña con el Magura Gustav M. Se estableció el sistema de calidad ISO 9001 para la producción de todos los productos de freno. Y en 1999 Emilio Alzamora se proclamó campeón del mundo de 125cc con Galfer. 

– Década 2000: el departamento de I+D de Galfer creó el disco de freno “Disc Wave®” para el mercado de recambio de la moto, que se patentó en Europa y en América y se homologaron con el TÜV (KBA) alemán. Estos discos supusieron una revolución en el mercado, ya que mejoraban la estética de los tradicionales discos redondos de las motocicletas de origen y reducían considerablemente su peso. También se inició la producción de las pastillas de freno en compuesto metal sinterizado y se homologaron con el TÜV (KBA). Marcas como Hope o Formula se unieron como clientes de Galfer para pastillas de freno para bicicletas. En 2009 se inauguró la nueva planta de producción y oficinas actuales de Galfer en Granollers(Barcelona, España). 

Galfer empiezó a equipar las motos KTM en origen con los discos de freno, relación que continua vigente en la actualidad. Y los pilotos Galfer logran varios títulos mundiales como Jorge Lorenzo en 250cc ó Oriol Mena en Enduro Junior. 

– Década 2010: Marc Márquez logra sus primeros dos mundiales de velocidad con Galfer en 125cc y Moto2, además de otros 50 títulos mundiales que consiguieron los pilotos Galfer durante la década como Toni Bou, Alex Márquez, Joan Mir, Lorenzo Dalla Porta, Steve Holcombe, Jorge Martin, Laia Sanz o Emma Bristow, entre otros. En 2012 nació la marca Galfer Bike para el mercado de recambio con la comercialización de pastillas y discos de freno para bicicletas. Galfer amplió sus instalaciones y aumentó su capacidad productiva, además de desarrollar varios compuestos nuevos de pastillas de freno. Se lanza al mercado dos nuevos compuestos sinterizados deportivos, las G1396R para motos de campo y las G1375R para motos de carretera, además de varios kits sobredimensionados para la mayoría de motos de campo del mercado, los cuales aumentan la potencia de frenada. Se instaura el sistema de calidad ISO/TS 16949 con controles y procesos de fabricación más exhaustivos que garantizan la máxima calidad y fiabilidad posible. Marcas como Beta, Sherco, TM Racing, Montesa o Orbea, entre otras, confían la frenada en Galfer equipando sus vehículos en origen con los “Disc Wave®”. El grupo KTM reconoce a Galfer como proveedor de calidad superior mediante un premio y se incorpora un nuevo banco de ensayos de última generación para las pruebas y ensayos de sus productos de freno.  

– 2020-2021: nace el Disc CUBIQ®, como evolución del Disc Wave®, que reduce el peso de los discos de freno y aumenta sus prestaciones. Se homologan las pastillas de freno con la certificación ECE-R90, novedad en el sector para los vehículos de dos ruedas. Galfer desarrolla pastillas de freno específicas para bicicletas eléctricas e inicia la actualización de sus embalajes con un formato más ecológico y sostenible. Los pilotos Galfer logran 24 títulos mundiales de moto y 7 de bici en diferentes disciplinas y se convierten en un referente mundial dentro de la competición. Pese a la pandemia del Covid-19, Galfer crece exponencialmente aumentando su facturación y capacidad productiva considerablemente. 

Actualmente Industrias Galfer tiene su base en Granollers (Barcelona), en unas instalaciones modélicas en una nueva planta de 6.000m2 justo al lado de Circuit de Catalunya donde fabrican los productos de freno (discos, pastillas y latiguillos) con una plantilla de unos 150 trabajadores. La marca exporta a más de 50 países de todo el mundo siendo una marca líder en España y un referente mundial. Durante los 70 años de trayectoria la innovación ha continuado siendo el motor principal de la compañía. Este espíritu de superación y mejora constante ha permitido a la empresa ofrecer sistemas de freno a un mercado exigente y que lo ha posicionado en la cabecera del sector.