El ultra ciclista italiano Omar Di Felice finaliza con éxito el Arctic World Tour en bicicleta, en invierno y en solitario. Di Felice ha recorrido las tres líneas fronterizas árticas en 45 días: la ruta empezó el 2 de febrero en la localidad de Kamchatka (Rusia) y ha finalizado el 11 de abril en Alaska. “He vivido momentos realmente duros sobre la bicicleta marcados por fuertes tormentas de nieve y temperaturas extremadamente frías “ afirma el propio Omar di Felice, el cual también se ha enfrentado a intoxicaciones alimentarias y restricciones debido a la pandemia. “Vivir de forma totalmente independiente, pedaleando y al mismo tiempo cubriendo todas las necesidades vitales, desde alimentación hasta protección para no congelarse, o logística de material y de bicis, es un reto importante que realmente te pone a prueba a ti mismo.  Sabía dónde me metía y sé lo qué es un desafío de estas características pero nunca había cubierto una distancia tan larga en estas condiciones, así que ha sido sin duda toda una aventura”, añade Di Felice. 

Misión cumplida: 4.200 km y 32.000m D+ en solitario por las líneas fronterizas árticas
La ruta ha pasado por todas las naciones dentro de las fronteras árticas: Omar empezaba a pedalear 800 km a través de Kamchatka, una de las tierras más remotas y salvajes del este de Rusia a pocos días antes del estallido del actual conflicto con la invasión de Ucrania. Finalmente, Di Felice consiguió llegar hasta Laponia, donde recorrió 1500 km desde Murmansk (Rusia) hasta Tromso(Noruega) pasando por Finlandia y Suecia

Después, se dirigió a las islas Svalbard para una exploración en bicicleta en el punto más septentrional de la aventura acompañado de increíbles paisajes, osos polares y auroras boreales. La península Snaefellsnes de Islandia fue su siguiente destino antes de dirigirse a Groenlandia, donde Di Felice recorrería en bicicleta la Ruta del Círculo Polar Ártico, un sendero todoterreno de 200 km desde Point 66 (40 km al este de Kangerlussuaq) hasta el pueblo de Sisimiut.

La parte final del reto ha sido un largo recorrido desde Canadá (Whitehorse, región de Yukón) hasta Alaska, pasando por Fairbanks, donde el ultraciclista se detiene 48 horas debido a una indisposición causada por fiebres altas e inflamación de las vías respiratorias. A pesar de ello, Omar ha logrado terminar la aventura sobre la línea del círculo polar ártico. No ha sido un camino fácil para el ultraciclista italiano: carreteras heladas, caminos alejados de las carreteras tradicionales, vivacs improvisados en las cabañas e impresionantes paisajes de bosques y volcanes cubiertos de nieve polares han sido protagonistas en esta aventura que han llevado a Di Felice a vivir situaciones límite.

Todos estos contratiempos quedan eclipsados por un sentimiento de emoción al finalizar la aventura, “La emoción de haber completado un reto tan ambicioso como complejo ha hecho que la fatiga acumulada desapareciera muy rápidamente” confiesa el propio Omar, el cúal ahora inicia un período de descanso activo, en tierras italianas, para completar la recuperación.

Un doble objetivo: Deportivo y medioambiental
El Artic World Tour ha sido el segundo capítulo del proyecto «Bike to 1.5°C«, lanzado en la COP2 y en colaboración con Italian Climate Network, en el cual Omar se convierte en divulgador del cambio climático y la sostenibilidad medioambiental. Esta vez, durante su aventura ártica cuando no pedaleaba, Di Felice organizaba conferencias y debates con científicos para dar visibilidad a lo que está ocurriendo en el Polo Norte, incluyendo el incesante aumento de las temperaturas, el deshielo de los glaciares, la pérdida de biodiversidad, la mutación territorial y geográfica y los impactos sociales y económicos. 

El material para un reto único
Durante la ruta ártica, Omar ha utilizado dos tipos de bicicletas dependiendo de la superficie, enviadas por el mismo ciclista al punto de la ruta correspondiente. La Wilier Triestina Jena, una bicicleta de gravel equipada con grupo Shimano GRX y juego de ruedas Mavic Allroad SL con neumáticos de tacos Continental, ha sido la bicicleta utilizada para recorrer Kamchatka, Laponia y el último tramo americano. Para cruzar Groenlandia, Islandia y Svalbard, Omar ha utilizado un nuevo prototipo de Fat Bike, equipada con un grupo Shimano XT.